En busca de inspiración

Era un día nublado y húmedo, uno de esos que te inspiran a hacer montones de nada mientras te tomas un café y ves tu serie genérica en una plataforma genérica. Sin embargo, yo, El Escritor, como no soy alguien que resalte por ser "normal" aún seguía dormido aun siendo las 4 de la tarde, es lo que tiene quedarse noches en vela atascado pensando que mierda puedo hacer para mejorar alguna cosa de cualquier mierda que haya escrito.

Sin embargo, casi como si fuera un Deuz ex machina para atentar en contra de mi placido sueño, sonó el despertador. Nada más escucharlo lo hice mierda contra el piso, por muy poco elegante que suene eso. Generalmente me lo pongo a esa hora para recordar que debo empezar a crear mi arte, sin embargo, no es algo tan fácil crear cosas cool.

Y así procedí a irme a mi baño, para mojarme un poco mi cara y lavarme los dientes, porque todos sabemos que por alguna razón, nuestro aliento huele a mierda después de unas placidas horas de sueño.

Me fui a mi cocina, me hice un café y me cociné una pizza pre-calentada, porque seré alguien cuyo talento y elegancia es más alto que el del resto de "artistas", pero el hambre no entiende de glamour ni mierdas así.

Empecé a comer mirando por la ventana, buscando algún tipo de inspiración para ver que clase de obra artística le mandaba a esos amargados de La Fundación, no se me ocurría nada ni tampoco tenía ganas de escribir, como podéis predecir, tenía un bloqueo artístico.

En estas circunstancias, y dándome cuenta de eso, terminé mi pizza pre-calentada y mi café. Mientras maldecía mi cerebro por no querer darme ninguna idea prodigiosa hoy, me fui a la encimera y me tomé mis pastillas con un vaso de agua como cualquier mortal, mientras seguía pensando que hacer.

Tras terminar de hacerlo llegué a la conclusión de que la mejor opción era salir de mi apartamento y ver un poco como está el mundo no anomalo, tal vez y con eso lograba obtener un poco de inspiración, aunque lo dudo, porque con lo poco compleja que es su realidad comparada con la mía se me podría hacer aburrido incluso.

Salí a la calle, vestido como si fuera un oficinista, con la excepción de mis botas militares negras, pero dudo que algún iluminado se de cuenta de eso. Afuera estaba lleno de gente, cosa que no me sorprende porque estoy en la capital, solo me dejé llevar por la corriente de personas y mirar un poco a mi alrededor.

El resto del día fue así, no sentía ningún tipo de inspiración y caminaba ya más bien por inercia, hasta que llegando a un callejón, se me acercó un tipo con la cara tapada y un cuchillo de carnicero.


Mira tú por donde, me acaba de llegar el espíritu creativo y me ha iluminado con su varita una vez más


— ¿Qué opinas de lo que hizo esta vez, Ekane? -preguntó el Agente Shuffle-

— ¿De la supuesta obra de arte o de la anomalía en sí? -le dijo de forma sarcástica-

Se podía ver un cuerpo casi irreconocible, con la cara dibujada por una cara sonriente simple pintada con mezcla de sangre y yema de huevo, sin ninguna extremidad, sin embargo donde debía haber un corte estaba cicatrizado. El cuerpo yacía muerto, con un pequeño cuaderno al lado y una nota en el pecho, siendo el contenido de la misma:


Wowwe, cre3s p0der s4lvar mi suc1a 4lma?
Autor: El Escritor


— De la anomalía claro está, compadre.

— Bueno, si tocas lo que sea esa cosa empiezas a tener espasmos, convulsiones y un comportamiento violento por lo que nos han informado las autoridades, así que de momento pienso que tal vez puede ser un infopeligro, también habría que ver si el cuaderno contiene más -le respondió Ekane mientras se acercaba al cuaderno-

— Hey, ten cuidado.

— Lo sé, lo sé -respondió mientras se acercaba al cuaderno y lo miraba de forma analítica- será mejor esperarnos a que se lo lleven algún Sitio para que podamos comprobar sus efectos con los Clases D.

— Bueno, tú eres el científico aquí, supongo que sabes lo que haces.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License