Pensamientos de un verdadero artista

Se fue, se fue esa creatividad que tanto os caracterizaba, os ha abandonado vuestra vulgaridad, vuestra sinceridad, lo que os hacía especiales, lo que os hacía cools. Pero eso no va a suceder conmigo, no señor.

Se habrá ido mi perseverancia y mis ganas de juguetear con el pincel, pero no se ha ido mi maldad ni tampoco mi rencor, y mi creatividad ni de broma se ha ido aún. Pero aún así aún vosotros, sabiendo que soy mucho mejor que todos ustedes y cualquiera de este lado, aún así queréis ocultar mis obras, parece que no os lo han dicho, pero dejar os aviso yo.

No podéis censurar el arte de verdad, jamás podréis ni jamás lo haréis.

Me da igual si es GontiCorps, si son los aguafiestas de La Fundación, si son los extremistas de La COG o los muertos de hambre de la Insurgencia del Caos. Da igual si sois incluso, vosotros, aquellos que creéis que sois fieles artistas que representan el verdadero arte anómalo, aquellos que se creen geniales por hacer basura.

Me da igual quién sea, todos os habéis reído de mis obras cuya composición es superior a la del resto, y todos vais a presenciar mis próximas obras magnas, el resultado de todo el odio acumulado que tengo hacía vosotros. Haré que cada obra sea un climax, que cada palabra sea rara de cojones, haré que cuando terminéis de leer algo mío digáis sí o sí algo que me llene por dentro, o que como mínimo lograr que quedéis confusos sin saber siquiera donde estáis.

Pretendo romper estándares a partir de ahora, pienso hacer que cada puta obra sea algo que supere con creces a todas las demás, que os hagan parecer como niños de guardería en comparación conmigo, El Escritor, cuya calidad ha sido, es y será, insuperable.

Podréis llorar, mirarme con ojos de furia al ver como logro lo que nadie más ha podido, pero observaréis mis obras, mi arte y haré que lloréis al ver lo preciosos que son, porque son preciosas, pero también dolorosas, porque pienso hacer que cada persona que vea mi obra sienta el mismo dolor que yo, el mismo odio y rencor, pienso haceros sufrir con mi arte, hacer que sintáis de verdad algo por él.

Porque las emociones no se pueden censurar por mucho que queráis, porque si una obra de arte es buena, permanecerá en tu subconsciente aun habiendo tomado una dosis suicida de amnésticos, porque eso es arte, aquél que transmite sensaciones

Y las sensaciones jamás se podrán censurar

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License